LOS PRIMEROS AÑOS

Entre los años 1947 y 1949, desembarcaron en la República Argentina alrededor de 15 mil inmigrantes polacos. Eran, mayormente, soldados que habían peleado en la Segunda Guerra Mundial y sus familias. Muchos de ellos habían sido deportados a Siberia por la Unión Soviética y, por razones políticas, no podían regresar a Polonia. En general, se trataba de personas instruidas y profesionales que habían terminado sus estudios universitarios, los cuales enriquecieron con su aporte el nivel social y cultural de la comunidad polaca. Al poco tiempo de llegar, crearon un excelente coro masculino, un grupo de teatro y un conjunto de danza. La comunidad polaca, diseminada por todo el territorio de la Argentina, se organizó en diferentes asociaciones y estas, en su mayoría, se federaron en la Unión de los Polacos en la República Argentina, con sede en Buenos Aires.

El mundo se encontraba dividido entre Oriente y Occidente, estaba instalada la guerra fría y Polonia había quedado detrás de la cortina de hierro. Los integrantes de la Unión de los Polacos no aceptaban el gobierno impuesto en Polonia por la Unión Soviética, el cual les impedía un contacto fluido con sus familiares y el regreso a su patria.

En el año 1959, con el propósito de honrar los mil años del bautismo de Polonia y su surgimiento como Estado (966-1966), se tomó la decisión de crear una biblioteca, la cual se constituiría en una especie de monumento viviente a la cultura polaca en América del Sur. El comité organizador envió cartas a los intelectuales polacos más destacados invitándolos a formar parte del grupo de socios fundadores de la nueva institución. La invitación recibió una grata respuesta y un apoyo generalizado. En una destacada residencia ubicada en San Fernando y cedida por Karol Orłowski –uno de los socios fundadores–, se comenzó la recopilación de los libros y documentos donados que conformarían la futura biblioteca.

pierwsza siedzibaPrimera sede de la Biblioteca Domeyko en San Fernando

SOCIOS FUNDADORES Y PRESIDENTES

Los socios fundadores sumaban 80 personas radicadas tanto en la República Argentina como en otros países, las cuales aportaron, además de su apoyo monetario, sus valores culturales y sus conocimientos. Durante la Asamblea Inaugural del 4 de junio de 1960, fue elegida la primera Comisión Directiva, cuyo presidente fue el señor Jeremi Stempowski. En los años sucesivos, ocuparon el cargo de presidente Karol Orłowski (1961-1963), Jeremi Stempowski (1963-1976), Włodzimierz Toczyłowski (1976-1991), Irena Nawrot (1991-1998), Krystyna Woysław (1998-2001), Henryk Kozłowski (2001-2005), Irena Nawrot (2005-2006) y Marta Bryszewska (2006 en adelante).

¿POR QUÉ «DOMEYKO»? 

Ignacio Domeyko (1802-1899) fue el polaco que más se destacó en la historia de la ciencia y de la cultura de América del Sur, por lo que correspondía adoptarlo como patrono de la institución. En Polonia, fue amigo personal del poeta Adam Mickiewicz, miembro de asociaciones estudiantiles, partícipe de movimientos patrióticos contra la ocupación rusa, doctor honoris causa de la Universidad Jagellónica de Cracovia, licenciado en filosofía, geólogo y meteorólogo. En Chile, fue profesor en numerosos establecimientos y rector de la Universidad de Santiago –a la que había modernizado–; además, impulsó el desarrollo de la educación e incentivó la formación de movimientos intelectuales y culturales. Dejó un vasto legado científico y cultural.

En 1938, camino a Chile, Ignacio Domeyko pasó por Argentina. Tras su arribo y una corta estadía en Buenos Aires, atravesando la pampa a caballo, se dirigió a Mendoza y, finalmente, llegó a destino. Su descripción del viaje es probablemente el texto más antiguo que se conoce sobre la Argentina escrito en idioma polaco.

26 de abril de 1838, Buenos Aires:

“Buenos Aires es extensa, está bien construida, ya tiene aspecto de una capital. Las calles derechas y anchas se cruzan en ángulo recto, como en todas las ciudades hispanas de América. La plaza principal es grande, sobre tres de sus laterales se ubican los puestos del mercado debajo de la recova, la policía, el cabildo, etc. y, sobre el cuarto, la iglesia catedral con un importante pórtico de arquitectura griega”. 

UNA SEDE PROPIA

Como la sede de San Fernando se encontraba alejada de la Capital y era de difícil acceso por la escasez de medios de transporte, a mediados de 1964 la Biblioteca Domeyko formalizó un convenio con la Unión de los Polacos para construir un espacio propio dentro del terreno en el que se encontraba la Casa Polaca, que había sido adquirida por la Unión en 1950 y se encontraba ubicada en la entonces llamada calle Serrano –hoy J. L. Borges– 2076 de la Capital Federal. La nueva sede fue inaugurada el 30 de abril de 1966 gracias a la ayuda de la comunidad polaca y la donación de uno de los socios, el ingeniero Kadenacy, quien en su testamento destinó una considerable suma de dinero para este fin.

Inauguracja własnej siedzibyInauguración de la sede propia sobre la calle Serrano hoy Borges

LOS PRIMEROS AÑOS

Si bien en la Casa Polaca ya existía una biblioteca perteneciente a la Unión de los Polacos de la cual los socios podían retirar libros, la Biblioteca Domeyko, en cambio, cumplía la función de un instituto cultural que servía de fuente para la realización de numerosos trabajos de investigación.

En 1970, se festejaron los primeros diez años de existencia de la Biblioteca, en cuya oportunidad fue descubierto un busto de Ignacio Domeyko realizado en bronce y donado por el escultor Adolf Glett. Asimismo, las investigaciones referidas a publicaciones vinculadas con Polonia culminaron con la edición del libro en lengua polaca Materiales para la bibliografía polaca en América Latina, editado por el señor Albert Bukiet, de larga trayectoria en la Biblioteca. Cuando la biblioteca de la Unión de los Polacos dejó de existir, su colección de libros –al igual que los socios lectores– pasó a formar parte de la Biblioteca Ignacio Domeyko.

10lecie Biblioteki

CÍRCULO LITERARIO «METÁFORA”

Durante la presidencia de la señora Irene Nawrot, surgió la inquietud de organizar actividades que promovieran el conocimiento del idioma, la literatura y el teatro polacos. Se dio comienzo al dictado de clases de idioma para adultos y se creó el Círculo Literario Metáfora, que organizaba veladas y talleres literarios. En numerosas oportunidades, la Biblioteca participó con stands y conferencias en la Feria del Libro de Buenos Aires.

INCENDIO EN LA BIBLIOTECA

En el verano de 2005, las dependencias de la Biblioteca sufrieron un incendio. Como resultado de ese infortunio, una parte del edificio quedó destruida y una parte de la colección, deteriorada.

Gracias a la ayuda económica del Senado de la República de Polonia, el espacio fue reconstruido. Los ejemplares dañados de la biblioteca y de la hemeroteca fueron restaurados por un grupo de estudiantes del Instituto de Conservación de la Universidad Nicolás Copérnico de Toruń.

pożarDaños ocacionados por el incendio en 2005

LA BIBLIOTECA DOMEYKO HOY

En el año 2007, la Unión de los Polacos decidió llevar a cabo una remodelación general de la Casa Polaca. El local de la Biblioteca, restaurado después del incendio, se incluyó en el proyecto. La sede, de una superficie de 100 m2, está provista de un depósito con estanterías móviles metálicas para la colección de libros y documentos, una sala de lectura y taller y una oficina administrativa. En la actualidad, el grupo de socios y visitantes de la Biblioteca es muy heterogéneo: está compuesto por argentinos que buscan información sobre diversos temas relacionados con Polonia, por polacos y descendientes de segunda o tercera generación que buscan sus raíces familiares, y por polacos recientemente llegados de Polonia, interesados en la comunidad polaca residente en Argentina. En este contexto, la Biblioteca realiza numerosas actividades: suministra información sobre Polonia y su cultura a las personas interesadas; organiza conferencias, encuentros y debates; realiza exposiciones; coparticipa con la Embajada de la República de Polonia en Buenos Aires en eventos culturales; realiza tareas de investigación y visita a los descendientes de inmigrantes polacos en el interior del país con la finalidad de ayudarlos a preservar su historia.

Biblio dziśSalón de lectura